4 Formas de Revivir el Ministerio de Oracion

Por el Rev. Dr. Juan G. Feliciano, Director Hispano del Centro de Excelencia Congregacional.

1. Durante un período de tiempo predique específicamente sobre la oración.

Dedique varias semanas para hablar y escuchar a Dios.  Durante estas semanas, ore por su comunidad y el mundo, además de por los/as feligreses y sus necesidades.  Incluya a los/as líderes religiosos y políticos que sirven a nivel local y mundial.  Invite a la comunidad a participar mediante la divulgación de oraciones en las publicaciones de la iglesia (Facebook, página web, Boletines, etc.)

2. Conecte los/as participantes dispuestos/as con un/a compañero/a de oración.

Los/as compañeros/as en oración pueden reunirse en persona o hablar por teléfono o de manera virtual (por “chat,” email, “Facebook,” “Tweeter,” etc.) a orar.  Esto alienta a los/as hermanos/as en la fe a convertirse en buenos/as amigos/as y socios en la rendición de cuentas. Los/as compañeros/as de oración también podrían llegar antes de comenzar los servicios dominicales y orar por la presencia y unción del Espíritu Santo y continuar orando durante todo el Culto a Dios.

3. Desarrolle un Ministerio de Altar (intercesión) con Ministros/as de Oración.

Durante los cultos de adoración, invitar a los/as ministros/as de oración a que intercedan por las personas que se acercan al altar.  Convertir el acto de oración e intercesión en algo intencional.  Capacitar intencionalmente (a través de estudios bíblicos) a las personas que van a participar en este ministerio.

4. Cree espacios y órden para la oración.

El altar debe contener una Biblia, una cruz, velas y/o algún otro implemento visible de la Gracia invisible de Dios (una copa, plato, etcétera) que prepare el ambiente para la oración y la consagración. Los altares de los niños deben ser seguros, sin velas, vidrio u objetos cortantes.  Las personas que son artísticas y enérgicas puede disfrutar de espacios que permitan el movimiento, el hablar, cantar o danzar.  Otras personas prefieren actividades tranquilas, como caminar, escribir o memorizar versículos de la Biblia.  Deben crearse, hasta donde sea posible, espacios y horarios, orden o instrucciones mínimas de cómo mantener un espíritu de oración.  El Himnario Metodista puede ser un buen recurso para las distintas formas y categorías de oraciones (alabanza, intercesión, sanidad, confesión, etc.)

Comments

1. Lorayne Vallejo wrote on 5/9/2011 12:12:25 PM
Ciertamente la oracion es la mejor arma que tenemos los cristianos, podemos usarla en todo momento y en cualquier lugar, Dios escucha los gemidos de nuestro corazon, atiende a nuestro pedido sea publico o privado, y el estar preparados siempre para orar o interceder por todo lo que ocurre a nuestro alrededor y por nosotros mismos es un privilegio recebido por la gracia de Dios. Sigamos trabajando en mantener la oracion viva en nuestras vidas y en nuestras iglesias.
2. Josias Andujar wrote on 5/15/2011 8:12:12 AM
En un mundo donde todo cuesta- La oracion es gratis. En un mundo donde hay Que esperar- La oracion no tiene cola. En un mundo Que no garantiza nada- La oracion produce resultados.
3. Liana H. Pérez-Félix wrote on 8/15/2011 9:42:25 PM
En la vida del cristiano, la oración es constante. Aún manejando se puede estar orando sin tener que cerrar los ojos. Con todo lo que atravesamos en nuestro diario vivir, hay que salir "orado" de la casa. Cultivar la oración es como el respirar, algo esencial y necesario para vivir. Las congregaciones que cultivan la oración, crecen y se dinamizan.Te felicito Juan por este artículo tan hermoso y tan vital para todos(as).
First - Clermont

Headlines

Connections/Opportunities

Conversations/Blogs