Cobrad Animo

Escrito por el Dr. Juan G. Feliciano, 27 de septiembre de 2011

S. Lucas 20:38, dice: “¡{Dios} no es Dios de muertos, sino de vivos…!”

INTRODUCCIÓN. Esto significa la resurrección: que hemos nacido de nuevo para la eternidad con DIOS, porque ¡DIOS no está muerto, Él está vivo!  ¡Anímense, otra vez les digo, anímense!  ¡Animen sus corazones!

¿QUÉ ES EL ÁNIMO Y CÓMO SE CONSIGUE?
El ánimo viene de DIOS.  DIOS es el único que puede darnos ánimo.  De hecho, ánimo y ánima, son palabras muy similares.  Ambas tienen la misma raíz, espíritu. Dice la Escritura que DIOS sopló Pneuma, “ánima,” espíritu, sobre la nariz de Adán y le dio vida, aliento, ánimo.  Nosotros y nosotras, resucitados juntamente con CRISTO en nuestro bautismo en la fe, fuimos sellados con las arras (la garantía, la promesa) del ESPÍRITU SANTO de DIOS.  Nuestra vida, ya no es física únicamente, sino que nacimos de lo Alto, de Arriba, espiritualmente para la eternidad con DIOS.  ¡Aleluya!   ¡El ánimo que nos dieron a nosotros no podrá salir jamás! 

El que está escondido juntamente con CRISTO en DIOS, tiene ánimo porque sabe que todo lo que hace prosperará, porque es para DIOS que lo hace.  Recordemos, que a veces duele, pero... La semilla tiene que morir, para dar frutos en abundancia.  Nosotros tenemos que morir al yo, egoísta, ensimismado, y nacer de nuevo para disfrutar de las promesas de DIOS.  En Efesios, el Apóstol S. Pablo habla de los cristianos como aquellos que son  “sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” Lo que han recibido a su tiempo, vale decir, es un anticipo de lo que llegarán a ser en la eternidad.

LA PALABRA DE DIOS es fuente inagotable de luz, de orientación, de ánimo, de esperanza y de estímulo para la vida de cada persona y de las comunidades cristianas.  En Ezequiel 34:11-31, se nos dice que después de la caída de Jerusalén, la predicación de Ezequiel cambió completamente de tono.  En el centro de su mensaje ya no estaba el anuncio del castigo sino la promesa de la salvación (La Gracia.)  Esta promesa, repetida una y otra vez en los capítulos siguientes, hizo renacer la esperanza en el ánimo de los deportados y los ayudó a vencer el pesimismo y la desconfianza que se habían apoderado de ellos.

Ezequiel 34: 11“Yo, el Señor, digo: Yo mismo voy a encargarme del cuidado de Mi rebaño.  12Como el pastor que se preocupa por sus ovejas cuando están dispersas, así me preocuparé yo de mis ovejas; las rescataré de los lugares por donde se dispersaron en un día oscuro y de tormenta.  13Las sacaré de los países extranjeros, las reuniré y las llevaré a su propia tierra.  Las llevaré a comer a los montes de Israel, y por los arroyos, y por todos los lugares habitados del país.  14Las llevaré a comer los mejores pastos, en los pastizales de las altas montañas de Israel.  Allí podrán descansar y comer los pastos más ricos.  15Yo mismo seré el pastor de mis ovejas, yo mismo las llevaré a descansar.  Yo, el Señor, lo afirmo.  16Buscaré a las ovejas perdidas, traeré a las extraviadas, vendaré a las que tengan alguna pata rota, ayudaré a las débiles, y cuidaré a las gordas y fuertes.  Yo las cuidaré como es debido.  17“Yo, el Señor, digo: Escuchen, ovejas mías: Voy a hacer justicia entre los corderos y los cabritos.  24Yo, el Señor, seré su Dios, y mi siervo David será su jefe.  Yo, el Señor, he hablado.  25Voy a hacer una alianza con ellas, para asegurarles una vida tranquila.  Haré desaparecer las fieras del país, para que mis ovejas puedan vivir tranquilas en campo abierto y dormir en los bosques.  26“Yo pondré a mis ovejas alrededor de mi monte santo, y las bendeciré; les enviaré lluvias de bendición en el tiempo oportuno.  27Los árboles del campo darán su fruto, la tierra dará sus cosechas, y ellas vivirán tranquilas en su propia tierra.  Cuando yo libere a mi pueblo de quienes lo han esclavizado, entonces reconocerán que yo soy el Señor.  28Los pueblos extranjeros no volverán a apoderarse de ellos, ni las fieras volverán a devorarlos.  Vivirán tranquilos, sin que nadie los asuste.  29Les daré sembrados fértiles, y ellos no volverán a sufrir hambre ni las demás naciones volverán a burlarse de ellos.  30 Entonces reconocerán que yo, el Señor su Dios, estoy con ellos, y que Israel es mi pueblo.  Yo, el Señor, lo afirmo.  31Ustedes son mis ovejas, las ovejas de mi prado.  Yo soy su Dios.  Yo, el Señor, lo afirmo.”

Podemos concluir que:

LLAMADO

El último libro de LA BIBLIA, El Apocalipsis, está dirigido a siete iglesias de Asia, pero en estas siete iglesias se simboliza toda la iglesia de JESUCRISTO.  El Señor se dirige a ellas para reavivar su fe, amenazada en algunos casos, al parecer, por doctrinas y actitudes extrañas, y para infundirles ánimo en las dificultades y persecuciones que están sufriendo o que ÉL prevé que se van a desatar muy pronto.  DIOS siempre envía Su Palabra para animarnos.  ¡Animemos nuestros corazones!  ¡Cobremos ánimo!  ¡Despertemos a la Obra que DIOS quiere hacer en nosotros!  ¡Resucitemos al Llamado de DIOS  ¿Continuamos la Obra que Jesús comenzó o decidimos que nosotros vamos por encima de Jesús?  Continuemos…
 

Comments

1. Juan wrote on 9/27/2011 11:27:39 AM
Seguimos adelante, CONTINUAMOS la obra del Senor JesuCristo. Amen!
2. cruz Edwin Santos wrote on 9/27/2011 11:53:03 AM
Juan muy buen articulo. Me gusta tu enfoque de; "hacer renacer la esperanza viva en nosotros". Gracias por compartir. DTB Edwin
3. P. Daniel VizcaĆ­no wrote on 9/28/2011 10:07:15 AM
Juan - Excelente, me gustó mucho, está muy edificante. D.T.B.
Christ St. Petersburg

Headlines

Connections/Opportunities

Conversations/Blogs