NUEVO ANO, NUEVO RETO

Por el Rev. Dr. Juan G. Feliciano, Director Hispano del Centro para la Excelencia Congregacional y el Desarrollo de Nuevas Iglesias, 12 de diciembre de 2011

 “Nuevo Año: Dios nos presenta un Nuevo Reto”

Salmo 85:1-2, 8-13;
1 Señor, tú has sido muy bueno con este país tuyo; has cambiado la suerte de Jacob; 2 has perdonado la maldad de tu pueblo y todos sus pecados; 8 Escucharé lo que el Señor va a decir; pues va a hablar de paz a su pueblo, a los que le son fieles, para que no vuelvan a hacer locuras. 9 En verdad, Dios está muy cerca, para salvar a los que le honran; su gloria vivirá en nuestra tierra. 10 El amor y la verdad se darán cita, la paz y la justicia se besarán, 11 la verdad brotará de la tierra y la justicia mirará desde el cielo. 12 El Señor mismo traerá la lluvia, y nuestra tierra dará su fruto. 13 La justicia irá delante de él, y le preparará el camino.


Isaías 40:1-11;
1 El Dios de ustedes dice: "Consuelen, consuelen a mi pueblo; 2 hablen con cariño a Jerusalén y díganle que su esclavitud ha terminado, que ya ha pagado por sus faltas, que ya ha recibido de mi mano el doble del castigo por todos sus pecados." 3 Una voz grita: "Preparen al Señor un camino en el desierto, tracen para nuestro Dios una calzada recta en la región estéril. 4 Rellenen todas las cañadas, allanen los cerros y las colinas, conviertan la región quebrada y montañosa en llanura completamente lisa. 5 Entonces mostrará el Señor su gloria, y todos los hombres juntos la verán. El Señor mismo lo ha dicho." 6 Una voz dice: "Grita", y yo pregunto: "¿Qué debo gritar?" "Que todo hombre es como hierba, ¡tan firme como una flor del campo! 7 La hierba se seca y la flor se marchita cuando el soplo del Señor pasa sobre ellas. Ciertamente la gente es como hierba. 8 La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece firme para siempre." 9 Súbete, Sión, a la cumbre de un monte, levanta con fuerza tu voz para anunciar una buena noticia. Levanta sin miedo la voz, Jerusalén, y anuncia a las ciudades de Judá: "¡Aquí está el Dios de ustedes!" 10 Llega ya el Señor con poder, sometiéndolo todo con la fuerza de su brazo. Trae a su pueblo después de haberlo rescatado. 11 Viene como un pastor que cuida su rebaño; levanta los corderos en sus brazos, los lleva junto al pecho y atiende con cuidado a las recién paridas.


2da Pedro 3:8-15a;
 8 Además, queridos hermanos, no olviden que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.9 No es que el Señor se tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, sino que tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios. 10 Pero el día del Señor vendrá como un ladrón. Entonces los cielos se desharán con un ruido espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, quedará sometida al juicio de Dios. 11 Puesto que todo va a ser destruido de esa manera, ¡con cuánta santidad y devoción deben vivir ustedes! 12 Esperen la llegada del día de Dios, y hagan lo posible por apresurarla. Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán entre las llamas; 13 pero nosotros esperamos el cielo nuevo y la tierra nueva que Dios ha prometido, en los cuales todo será justo y bueno. 14 Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estas cosas, hagan todo lo posible para que Dios los encuentre en paz, sin mancha ni culpa. 15 Tengan en cuenta que la paciencia con que nuestro Señor nos trata es para nuestra salvación.

Marcos 1:1-8
1 Principio de la buena noticia de Jesús el Mesías, el Hijo de Dios.2 Está escrito en el libro del profeta Isaías: "Envío mi mensajero delante de ti, para que te prepare el camino. 3 Una voz grita en el desierto: 'Preparen el camino del Señor; ábranle un camino recto.' "4 Y así se presentó Juan el Bautista en el desierto; decía a todos que debían volverse a Dios y ser bautizados, para que Dios les perdonara sus pecados. 5 Todos los de la región de Judea y de la ciudad de Jerusalén salían a oírlo. Confesaban sus pecados, y Juan los bautizaba en el río Jordán. 6 La ropa de Juan estaba hecha de pelo de camello, y se la sujetaba al cuerpo con un cinturón de cuero; y comía langostas y miel del monte. 7 En su proclamación decía: "Después de mí viene uno más poderoso que yo, que ni siquiera merezco agacharme para desatarle la correa de sus sandalias.8 Yo los he bautizado a ustedes con agua; pero él los bautizará con el Espíritu Santo."

INTRODUCCIÓN.  Se cuenta, en la novela mas leída en la historia, Don Quijote de La Mancha, que arrestaron a Sancho Panza y lo iban a meter a la cárcel, pero antes de meterlo en la cárcel, el carcelero, en son de burla, le dijo a Sancho Panza: “Hoy vas a dormir en la cárcel.”  A lo que Sancho Panza le contestó: “Usted me podrá meter en la cárcel, pero no me diga que voy a dormir en la cárcel, porque ESO lo decido yo."  Yo voy a pasar la noche en la cárcel, pero si duermo o no, eso lo decido yo.” 

Hoy quisiera hablarles sobre las decisiones que tenemos que tomar en estos días que se avecinan.  Dios nos lanza un “Nuevo Reto” hoy.  Se nos ofrece una nueva oportunidad.  Dios nos ofrece una misión, la misión de Dios: “¡Consolad, consolad a mi pueblo!”, dice nuestro Dios. “Hablad al corazón de mi pueblo.” (par. Isaías.)  Dios nos lanza un tremendo reto hoy.  ¡Qué consolemos a Su pueblo!  Pero, como siempre, no crea que Dios nos va a dejar solos(as) para hacer esta tremenda obra.  Es un convenio que nos ofrece Dios.  Es un convenio colectivo y personal.  Es un Pacto entre Dios y nosotros(as).  ¿Oyó bien?  Un Nuevo Pacto.  Dios está dispuesto a permitirnos consolar con la consolación con que hemos sido consolados.  Dios nos invita: “¡Preparad un camino a Jehová; nivelad una calzada en la estepa a nuestro Dios! 4 ¡Todo valle sea alzado y bájese todo monte y collado! ¡Que lo torcido se enderece y lo áspero se allane! 5 Entonces se manifestará la gloria de Jehová y toda carne juntamente la verá, porque la boca de Jehová ha hablado” (Isaías.)  Dios nos llama, como lo hizo a Juan El Bautista, a combatir la fe tóxica, que envenena el alma y obstaculiza el camino.  Todo esto, antes de la Segunda Venida de Cristo, que es pronto.


TODAVIA Dios está dispuesto a darnos Amor.  Dios está dispuesto a darnos gozo, salvación, esperanza.  “9Ciertamente cercana está su salvación a los que lo temen, para que habite la gloria en nuestra tierra.”  ¿Saben por qué? Porque “10La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron.”  Por eso, “11 La verdad brotará de la tierra y la justicia mirará desde los cielos. 12 Jehová dará también el bien y nuestra tierra dará su fruto.” (Salmo 85.)  Nos conviene escuchar y creerle a Dios.


Dios está dispuesto a darnos Paz, pero de la duradera, de la que dura, de la paz que perdura.  De la Paz que se queda y no huye cuando vienen las tormentas.  Una paz que se queda con nosotros(as). ¿Oyó bien?  Una Paz que se queda, no huye; no se desvanece cuando salgo del templo, cuando salgo de la iglesia, cuando salgo del Culto.  Una paz que va con nosotros(as) a donde quiera que vayamos.  Que se mete en el horno de fuego y en la fosa de los leones porque allí están los fieles del Señor. 


Un Amor que ama, aunque no sea correspondido.  Un Amor que busca,  aunque no sea reconocido.  Un Amor que es obstinado.  Un Amor que es verdadero, no del amor “buchi-pluma-no-má” (¡buche y pluma, nada más!) que se anuncia por ahí.  Un Amor en las buenas y las malas.  Un Amor que busca razones para amarnos, aunque nuestro humor no sea el mejor.  Un Amor que busca abrazarnos, aunque tengamos calor y no queramos a nadie cerca de nosotros(as).  Un Amor que se da.  Un Amor que se da.  ¡Un Amor que se da!  Un Amor que solo Dios puede dar.  Un Amor “ágape.” 


Amor filial, cuando es necesario.  Amor fraternal, cuando es necesario.  Pero, siempre, Amor incondicional, “ágape,” para cuando es necesario saber que Alguien nos ama como somos, como pensamos, como nos vestimos, como trabajamos para buscar el alimento para la familia.  Amor que se queda con nosotros(as) durante el examen final y nos sopla las respuestas…  Amor, “amore,” “love,” “amour.”  Amor que se dio en el Calvario.  Amor que enamora para bendecir.  Amor que se manifiesta para hacer una fiesta con nosotros(as). “Love, love, love.”  Love wins! Sublime, inefable, obstinado, incondicional, sufrido, abnegado, gozoso, justo.  Amor que sabe soportarnos como somos.  Amor bondadoso.  Amor noble.  Nunca grosero, nunca egoísta.  Amor que no se enoja, ni guardar rencor.  Amor que se alegra de la verdad. Amor que lo cree todo (porque lo sabe todo).  Amor que lo espera todo (porque es Creador de todo).  Amor que lo soporta todo (porque nos conoce perfectamente bien.)  Amor que jamás dejará de existir (porque permanece, porque vence, porque fue creado por Dios.)


Dios está dispuesto a ofrecernos un pacto nuevo.  Una nueva relación, personal e íntima.  Una relación que ocurre en el ámbito  social y comunal, también. 

    
Escuchemos a Dios.  ¿A qué nos llama Dios?  Oigamos al Profeta que escuchaba la Voz de Dios (Isaías): “6 Voz que decía: “¡Da voces!” Y yo respondí: “¿Qué tengo que decir a voces?”  “Que toda carne es hierba y toda su gloria como la flor del campo.7 La hierba se seca y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopla en ella. ¡Ciertamente como hierba es el pueblo! 8 La hierba se seca y se marchita la flor, mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.” 9 Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sión; levanta con fuerza tu voz, anunciadora de Jerusalén. ¡Levántala sin temor! Di a las ciudades de Judá: “¡Ved aquí al Dios vuestro!” 10 He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo dominará; he aquí que su recompensa viene con él y su paga delante de su rostro. 11 Como pastor apacentará su rebaño. En su brazo llevará los corderos, junto a su pecho los llevará; y pastoreará con ternura a las recién paridas.” 

Wow!  Amados(as): ¡Qué clase de Dios!  Este Dios pudo haber dicho: “Ve y diles que les voy a cortar la cabeza a todos por pecadores, por ignorantes, por perezosos, por vagos, porque se pintaron el pelo, porque se portaron mal, porque no adoraron de la forma correcta (levantando las manos, aunque eran artríticos…), bla, bla,…etc.”  Pero, no.  Nuestro Dios no desea una fe tóxica, que envenena el alma.  Dios quiere que anunciemos las BUENAS NUEVAS de Salvación: que Su Hijo viene “Como (un) pastor (a) apacentar (a) su rebaño. En su brazo llevará los corderos, junto a su pecho los llevará; y pastoreará con ternura a las recién paridas.” 
Es el momento de la decisión suprema. 

Hoy tenemos que tomar la decisión más importante de nuestras vidas.  Es cuestión de que le creamos a Dios y ejercitemos nuestra parte del pacto.  La iniciativa es de Dios, la respuesta es nuestra; tuya y mía y de nosotros(as) como pueblo de Dios.  Es el momento decisivo, estamos en la encrucijada de Dios: ¿O somos del pueblo de Dios o somos amigos del mundo?  ESO, lo decidimos nosotros(as).  En su Epístola, Santiago dice que “la amistad con el mundo es enemistad contra Dios.”  Tenemos que ubicarnos: ¿O estamos con Dios o estamos con el mundo?  ¡Cuidado!  Esto es serio.  Hay que tomar decisiones.
 

Repito: Se cuenta que el carcelero le dijo a Sancho Panza: “Hoy vas a dormir en la cárcel.”  A lo que Sancho Panza le contestó: “Usted me podrá meter en la cárcel, pero no me diga que voy a dormir en la cárcel, porque ESO lo decido yo."  Yo voy a pasar la noche en la cárcel, pero si duermo o no, eso lo decido yo.” 

Igual pasa con los que se enamoran.  Usted se puede enamorar, pero lo que usted haga con ese sentimiento “tan humano”, ESO, lo decide usted; eso es decisión suya.  Usted será responsable de las consecuencias.  Si usted se enamora de una persona casada, usted tiene un problema que resolver y le queda una opción o decisión que tomar: o decide salir corriendo o decide caer en el horno de fuego (con todos los problemas y consecuencias que eso conlleva.)  Si usted se enamora de la persona equivocada (abusadora, hostigadora, egoísta, vaga, etcétera), usted tiene un problema que resolver y le queda una opción; usted tiene que tomar una decisión: o decide salir corriendo o decide caer en el horno de fuego (con todos los problemas y consecuencias que eso conlleva.)  Lo mismo ocurre con sus amistades, o “con quién usted anda.”  Con quién usted decide compartir, dónde usted se va a meter.  Si sus amistades son gente malvada, impía, usted tiene un problema que resolver y le queda una opción; usted tiene que tomar una decisión: o decide salir corriendo o decide caer en el horno de fuego (con todos los problemas y consecuencias que eso conlleva.)  Lo mismo ocurre con los chistes que usted decide hacer o escuchar. 

USTED DECIDE LO QUE TIENE QUE HACER (¡No se me haga el bobo ahora!)  Si usted está mirando la TV y aparece algo que usted sabe que es incorrecto, inmoral, pecaminoso; usted tiene un problema que resolver y le queda una opción; usted tiene que tomar una decisión: o decide salir corriendo o decide caer en el horno de fuego (con todos los problemas y consecuencias que eso conlleva.) 
 

Lo mismo ocurre con “la 2da mirada,” (la mirada del deseo, del pecado): ¡ESO lo decide usted!  Dios nos da advertencias, avisos, consejos, amonestaciones, exhortaciones, codazos, orientaciones, sugerencias, lecciones, recordatorios, sermones, etcétera.  El libro de Job dice él que hizo un pacto con sus ojos para no mirar a las jovenzuelas.  Cristo dice que “si tu ojo te es ocasión de pecar, arráncatelo…”)  Lo que nosotros(as) hagamos con ESO, es decisión nuestra. 

Nosotros(as) tenemos que correr con las consecuencias de nuestros actos.  No podremos decirle a Dios: “Ay, Señor, a mí nadie me advirtió que ESO era malo; que ESO estaba mal; que ESO no se podía hacer; que ESO no me convenía”  ¡No habrá tiempo para excusas!  Por eso es que La Palabra de Dios es clara: nosotros(as) no podemos estar solos ni un segundo de nuestras vidas.  No podemos confiar ni en nosotros(as) mismos(as).  Por eso es que se nos habla de que debemos buscar el bautismo, la llenura, del Espíritu Santo de Dios para poder resistir. 

Por eso, La Palabra de Dios dice que Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, ¡NO!  Lo que Dios nos ha dado es un Espíritu de Amor, Poder y DOMINIO PROPIO.  Ésta es la Obra del Espíritu Santo.  Éste es el FRUTO del Espíritu Santo.  Por eso, para poder ejercer, para poder poner en práctica, para poder someterlo todo delante de Dios y buscar Su aprobación para cualquier decisión, acción, pensamiento, conocimiento o actitud, TENEMOS que buscar el bautismo y la llenura del Espíritu Santo de Dios.  ¿Amén?  ¡Amén!


Necesitamos ejercer el DOMINIO PROPIO (que nos da el Espíritu Santo) para poder decidir si dormimos o no en la cárcel; si nos enamoramos de la persona correcta, por las razones correctas; si vencemos la tentación de la segunda mirada o caemos víctimas del deseo “carnal,” etcétera.
 

Dios nos llama a ser mensajeros(as) de Su Amor.  ¿Qué vamos a decidir hoy?  ¿Por quién vamos?  ¿Con quién nos vamos o nos quedamos?  ¿A quién anunciamos? 
Este es el reto de DIOS.  ¿Cómo responderemos?
 

Comments

1. Guido Benazet wrote on 1/5/2012 6:28:54 PM
Gracias. Un mensaje muy contundente. Muchas veces he utilizado en mi congregacion, la frase de Billy Graham: "Nadie puede evitar la primera mirada", pero enseguida he aclarado que la que si hay que evitar es "la segunda". Ahora podre darle un sabor mas hispano, diciendoles: "evite la segunda,.. y salga corriendo". AMEN.
First - Avon Park

Headlines

Connections/Opportunities

Conversations/Blogs