Si el Senor lo necesita, por que esperar?

Por el Rev. Dr. Juan G. Feliciano

Después de decir esto, Jesús siguió su viaje a Jerusalén. Cuando ya había llegado cerca de Betfagé y Betania, junto  al monte que se llama de los Olivos, envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: “Vayan a la aldea que está enfrente, y al  llegar encontrarán un burro atado, que nadie ha montado  todavía. Desátenlo y tráiganlo.  Y si alguien les pregunta por qué lo desatan, díganle  que el Señor lo necesita.”   Los discípulos fueron y lo encontraron todo como Jesús se lo había dicho.  Mientras estaban desatando el burro, los dueños les preguntaron: “¿Por qué lo desatan?” Ellos contestaron: “Porque el Señor lo necesita.”  Y poniendo sus capas sobre el burro, se lo llevaron a Jesús y lo hicieron montar.  Conforme Jesús avanzaba, la gente tendía sus capas por el camino.  Y al acercarse a la bajada del  Monte de los Olivos, todos sus seguidores comenzaron  a gritar de alegría y a alabar a Dios por todos  los milagros que habían visto.  Decían: “¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en  el cielo y gloria en las alturas!”  Entonces algunos fariseos que había entre la gente le dijeron: “Maestro, reprende a tus seguidores.”  Pero Jesús les contestó: “Les digo que si estos se callan, las piedras gritarán.” (S. Lucas 19:28-40, RV 1960)

Introducción
Los discípulos fueron y desataron el burro porque el Señor lo necesitaba.  ¿Qué tendremos nosotros que desatar para que el Señor lo pueda usar?  ¿Qué aspectos, actitudes, conocimientos, destrezas, ideas, estrategias, métodos, etc. tendremos que desatar hoy para que el Señor pueda usar nuestras vidas? ¿Qué tendremos que dejar ir esta Semana Santa para que el Señor pueda usar nuestras vidas?

El Burro (o Asno)
El burro es un animal de carga.  Es una bestia de carga.  Esa es su función, cargar paquetes, bultos, sacos y gente.  El burro no es un corcel.  No es un caballo.  No es un hermoso ejemplar de Paso Fino.  No es una yegua, ni una potranca.  El burro es burro, asno, mulo, una bestia de carga.  Es quizás uno de los animales más sencillos que existen en función de la agricultura.

De hecho, cuando a uno le dicen que es “un burro,” lo están ofendiendo (a uno, no al burro.)  Ser un burro es ser un necio, un lerdo, un torpe, un ignorante, un grosero, un bárbaro, un irracional, un inservible.  Uff!  ¡Está malo esto, yo no quiero ser un burro!  Pero, la realidad es que en nuestras vidas hay muchos burros amarraos y que hemos cometido muchas burradas (“bestialidades”) en nuestras vidas.  La realidad es que le hemos permitido a nuestra mente y a nuestro corazón que se ate con muchas burradas.  Hay muchos burros que soltar en nuestras vidas.  Yo cargo con unos cuantos todavía y le pido a DIOS que me permita ir soltándolos en el caminar con ÉL. 

En nuestra historia bíblica, se nos habla de un burro, de un sencillo asno.  No sabemos que este burro fuese especial, que tuviese seis patas o que tuviese mayor inteligencia que los demás burros.  No se nos dice que era “especial.”  Solo que en esta ocasión había una diferencia: este burro serviría para cargar al Rey de la Gloria que entraba a Su Ciudad Santa: Jerusalén (en donde entregaría su cuerpo y preciosa sangre por nosotros, pecadores.) 

La Humillación de Jesús: Señal de Obediencia
Me imagino que todos ustedes entienden la diferencia entre entrar a Jerusalén montado en un burro y no en un corcel, o en un hermoso caballo de la caballería monárquica.  Si, la verdad es que Jesús se humilló hasta el final.  Aunque sus seguidores le recibieron con palmas y gritos de ¡Hosanna!, Él se humilló, igual que lo hizo en el pesebre; igual que lo hizo en la barca de los pescadores, igual que lo hizo en La Cruz, igual que lo hizo cuando te rescató a ti y a mí.  ¡Se humilló hasta lo sumo, hasta la muerte!  ¿Sabes para qué?  ¡Para demostrarnos que hay que ser obedientes al Padre!  Fuimos creados como hijos de DIOS con un proyecto divino; con una imagen y semejanza divina: que seamos como nuestro Padre, todo misericordioso y amoroso.

Jesús ordenó a sus discípulos que fueran a buscar el burro y si alguien les preguntaba, que le dijeran que “El Señor lo necesita.” (Lc. 19:31.)  Yo no sé si sus Biblias son como la mía, pero en la mía dice que Jesús le dijo a los discípulos que respondieran: ”porque El Señor lo necesita.”  Mi Biblia dice que los discípulos obedecieron a Jesús. 

Jesús te necesita a ti y a mí para hacer la Obra de DIOS en esta tierra.
1. Amar a los que nadie ama,
2. Predicar el evangelio del arrepentimiento y el perdón de pecados,
3. Manifestar la vida eterna,
4. Testimoniar la bendición de ser llamados hijos e hijas de DIOS,
5. Amar misericordia, como DIOS ama la misericordia,
6. Ser canales de bendición,
7. Orar incesantemente, ser obedientes y adorar a Dios apasionadamente.

Respuesta.
Jesús te necesita: ¿Cuál será tu respuesta?  ¿Qué cosas tendrás que desatar para que Jesús las pueda usar?  ¿Cuántas cosas tendrás que des-atar, soltar, des-ligar, des-encadenar, liberar para que Jesús pueda usar tu vida?

¿Será el resentimiento contra los hermanos y hermanas?  ¿Será el resentimiento contra las personas que piensan diferente a ti?  ¿Será la ira acumulada contra los que te hirieron?  ¿Será la confusión causada por tu propia mente?  ¿Será el talento que DIOS te ha dado y que tú lo has guardado, inmovilizándolo?  ¿Será el llamado a servir al Señor el cual has reprimido por miedo al “que dirán”?

¿Cuál será nuestra respuesta al llamado de DIOS de que necesita de nosotros(as) para hacer Su Obra?
1. ¿Qué cosas tenemos que desatar hoy para que Jesús las pueda usar?
2. ¿Qué cosas tenemos que soltar hoy para que Jesús las pueda usar?
3. ¿Qué cosas tenemos que desligar hoy para que Jesús las pueda usar?
4. ¿Qué cosas tenemos que desencadenar hoy para que Jesús las pueda usar?
5. ¿Qué cosas tenemos que separar hoy para que Jesús las pueda usar?
6. ¿Qué cosas tenemos que desabotonar hoy para que Jesús las pueda usar?
7. ¿Qué cosas tenemos que desprender hoy para que Jesús las pueda usar?
8. ¿Qué cosas tenemos que desenganchar hoy para que Jesús las pueda usar?
9. ¿Qué cosas tenemos que liberar hoy para que Jesús las pueda usar?
10. ¿Qué cosas tenemos que anular hoy para que Jesús las pueda usar?
11. ¿Qué cosas tenemos que deshacer hoy para que Jesús las pueda usar?
12. ¿Qué cosas tenemos que dejar ir hoy para que Jesús las pueda usar?
13. ¿Qué cosas tenemos que desenlazar hoy para que Jesús las pueda usar?

Amados y Amadas: No podemos seguir como vamos.  No podemos entrar a la Semana Santa como estamos.  No podemos conformarnos con lo que hemos alcanzado, aunque sean “grandes logros” para la sociedad.  Hay algo en nuestras vidas que tenemos que desatar hoy para que Jesús pueda usar nuestras vidas para Su Propósito Divino. 

Yo prefiero creerle a DIOS y pensar que DIOS tiene un plan divino conmigo.  Yo les invito a pensar que DIOS tiene algo bueno para cada una de nuestras vidas.  DIOS es el DIOS de la Misericordia, porque ¡Para siempre es su misericordia!

LLAMADO
Hace tiempo que DIOS nos ha estado hablando de creerle a DIOS, a Su Palabra, a Su Voz.  No podemos seguir negándole a DIOS lo que DIOS nos pide.  Si DIOS solo nos pide que dejemos ir nuestras propias opiniones humanas sobre ÉL (y creamos a Su Palabra que nos dice que “para siempre es Su Misericordia.”).  Si DIOS solo nos pide que des-atemos nuestros entuertos, nuestros líos mentales, nuestros enredos filosóficos; nuestras complicaciones teológicas y aceptemos que DIOS nos quiere usar para Su Buena Obra, Su Obra a favor de los menos afortunados, de los que no saben que DIOS les ama, de los que no saben que son importantes para DIOS.  ¿Por qué nos aferramos a unas ideas negativas, baratas, de conflictos y oposiciones y no obedecemos a DIOS que nos llama a Su Casa, a Su Servicio, a Su Reino, a Sí Mismo?

No entremos a la Cuaresma, ni a la Semana Santa sin antes decidirnos creerle y obedecer a DIOS y desatar los burros que nos impiden acercarnos a DIOS con conciencias limpias, mentes agradables, relaciones puras y corazones dispuestos y disponibles para servirle al Rey de la Gloria. 

Si nosotros callamos, las piedras hablarán.
 

Comments

1. Nellie Roldan wrote on 2/19/2012 3:41:08 PM
Juan, esta reflexion esta preciosa! Ya la imprimi para usarla en la igesia (con "tu" permiso, sin "pedirtelo"). Cual sera nuestra repuesta cuando el Senor, nos pida prestado el "burrito? Lo desataremos o nos aferraremos a el con todas las burradas que representa?
Coronado - New Smyrna Beach

Headlines

Connections/Opportunities

Conversations/Blogs